¿Lobos vs Ovejas? – La realidad en la Hotelería.

Empezaré con la fábula de Esopo.

Pensó un día un lobo cambiar su apariencia para así facilitar la obtención de su comida. Se metió entonces en una piel de oveja y se fue a pastar con el rebaño, despistando totalmente al pastor.

Al atardecer, para su protección, fue llevado junto con todo el rebaño a un encierro, quedando la puerta asegurada.

Pero en la noche, buscando el pastor su provisión de carne para el día siguiente, tomó al lobo creyendo que era un cordero y lo sacrificó al instante. 

Moraleja: Según hagamos el engaño, así recibiremos el daño.

El lobo está representado en algunos casos por malos políticos, por los servidores públicos que se sirven de su puesto, por seudo líderes empresariales, universitarios y de organizaciones civiles que se han infiltrado mediante sus disfraces de “lindas ovejitas” y que la mayor parte de su tiempo se la pasan afilando sus colmillos y lavando su disfraz, se ocultan tras la sombra que nosotros mismos les proporcionamos al confeccionarles su disfraz.

En la hotelería hay muchos casos que se asemejan o son ejemplos de lo que son los lobos con piel de ovejas, aunque también debemos tener cuidado, porque las ovejas pueden hacer frente común y acabar de una vez por todas con el lobo. (jefe).

El liderazgo es parte fundamental para mantener la armonía entre jefes y colaboradores, sin el, definitivamente se llegan a crear momentos tensos, de tiranía, de miedo y eso crea un ambiente que está muy lejos de ser un equipo de trabajo feliz y en armonía.

A veces, el lobo piensa que el poder le confiere todos los atributos para tratar a las personas como a el se le antoje, a veces disfrutan haciendo sentir mal a los colaboradores, disfrutan haciendo la vida imposible a quienes no forman parte de su equipo, con amenazas y muchas veces creando situaciones de inestabilidad, que definitivamente tendrán resultado caóticos.

Hace dos meses, me llamo una persona llorando porque no sabía que hacer, si renunciar a su trabajo de más de 15 años o seguir soportando las humillaciones de su jefe, que el único objetivo era que se fuera del hotel sin pagarle una indemnización, poniendo en evidencia cualquier error por más mínimo, con gritos delante de sus compañeros, grosera. Yo le respondí que si realmente valía la pena el desgaste emocional que estaba viviendo vs esperar a que fuera despedida, que evaluara su capacidad como persona, que analizara sus fortalezas y virtudes, que era joven y que buscara una mejor oportunidad. También le aconsejé buscar ayuda sicológica puesto que había sido muy agredida en su persona, pero que además, denunciara ese abuso por parte de su jefe, que dejara un precendente. Yo me pregunto ¿ por qué sus superiores permiten ese tipo de supuestos líderes? ¿por qué hay personas que ocupan cargos directivos sin una evaluación de sus capacidades emocionales y de liderazgo?. ¿por qué seguimos permitiendo que el poder les confiera esa maldad?.

Recuerdo que un ejecutivo de alto rango, era admirado por los altos mandos debido a los resultados, era una oveja muy dulce, muy carismático, nadie podía creer que ese ser humano fuera tan déspota, amenazador y tirano con sus colaboradores. Un día sus propios colaboradores idearon un plan para acabar con el de una forma sutil y efectiva, que dañaba incluso la integridad de la empresa, todas las ovejas se unieron para llevar a cabo un fraude y lo lograron, dejando en evidencia la falta de supervisión, la falta de control y sobre todo la ineficiencia quedaba al descubierto, ese equipo de trabajo que en antaño se había unido para que los resultados que presentaba su “lobo” fueran excelentes, se dieron a la tarea de destruir y bajar el telón de una vez por todas. Ellos fueron despedidos por falta de honestidad y el lobo despedido por su ineficiencia y falta de liderazgo.

A veces te toca ser el lobo, a veces la oveja, es decir que hemos estado en ambos lados de la moneda, por lo tanto debemos mostrar empatía, ser respetuosos, honestos, con integridad, estar preparados técnicamente y emocionalmente, ya que en este juego, hay lobos y ovejas.

Hay ovejas que adquieren el poder heredado y no están preparados para asumir una responsabilidad, se convierten en lobos sin ninguna preparación, tal cual, algunos actúan por instinto, muchos de ellos han llevado los negocios al fracaso rotundo, por no contar con un buen equipo de ovejas que incluso le tengan respeto y ese mismo lobo los proteja en todos sentidos. (trabajo en equipo, integración, motivación).

Hay ovejas que de pronto se encuentran con el disfraz de lobo (los jefes que no están preparados para serlo), algunos de ellos con la falta de capacidad para dirigir equipos de trabajo, no conocen la palabra liderazgo, se vuelven soberbios, con esa pequeña cuota de poder que les confieren, pero cuando se quedan sin el disfraz, quedan totalmente desnudos y deseando una oportunidad aunque sea de ser de nuevo una “linda oveja”.

A veces pensamos que las posiciones ejecutivas son para siempre, eso no es así, nadie es eterno en una posición, por lo tanto debemos mantener la humildad ante todo, ser perseverantes, seguir en la preparación profesional y superación personal.

Los lobos me han tratado mal, hay muchos en la hotelería, pero solo son ovejas con el disfraz de lobo, irónicos, despotas, groseros, pensando como si ellos tuvieran la ultima palabra, territoriales, sin empatía, te oyen pero no te escuchan, ellos han recibido la orden de la alta dirección y tienen que acatarlas, esos lobos son los más peligrosos, aunque siempre he buscado la manera de ponerlos en su lugar con argumentos y bases sólidas.

“Nos apodábamos los REMBRANT”, eso porque los altos mandos pasaban a nuestro lado y parecía que estábamos pintados, años más tarde me encuentro a una linda y ofensiva oveja de 65 años en el parque y ya no era ese enorme lobo, ahora suplicaba por trabajo, que vueltas da la vida, ¿no creen?. ¿ Le habrían ayudado? Yo si, porque todos en algún momento podemos estar en esa situación, aunque les dire que cosechas lo que siembras y ciertamente llevaba ya diez años sin trabajo.

Hay lobos que piensan que tienen mucha experiencia porque llevan 30 años en la hotelería en uno o dos hoteles, eso no es propiamente experiencia, el conocimiento lo adquieres conociendo el mundo, personas, adquiriendo nuevos retos, ir más allá de ese hotel donde terminaras tus días productivos. Así que mis queridos lobos, antes de hablar de experiencia, analicen que han aportado a esta industria, ¿ sólo su poder? ¿ sólo su permanencia? ¿ Su capacidad para agradar a los jefes y maltratar a sus ovejas?.

Yo soy una oveja que aprende cada día de las personas, yo soy un lobo que sabe adaptarse a los cambios, a las oportunidades de aprendizaje, a inculcar los valores y la honestidad y sobro todo, congruente con lo que pienso, digo y hago.

Reflexiones:

“Un buen líder es aquel que trata a sus colaboradores de la misma forma que desea ser tratado por sus superiores”.

“Una posición ejecutiva no te hace lobo, te convierte en una oveja con empoderamiento”.

“Trata con amabilidad a tus clientes, colaboradores y proveedores, eres parte de la cadena de valor”.

Excelente inicio del año 2020.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s